En Las Vegas se analiza la nueva TV - SATSAID
General | Sin categoría
General | Sin categoría

En Las Vegas se analiza la nueva TV

En Las Vegas se analiza la nueva TV

En estos momentos, se lleva a cabo en Las Vegas el NAB Show. Para que se entienda, es la exhibición de la National Association of Broadcasters, la reunión anual de los dueños de las televisoras. Es un evento importante por muchas razones, especialmente porque en los EE.UU. se juega el estándar televisivo internacional. No porque sean los estadounidenses los que creen la tecnología -gran parte de aquello que hoy utilizamos tiene detrás cerebros japoneses, coreanos o chinos- sino porque son quienes definen qué tecnología tendrá futuro.

Sin embargo, ese futuro, al menos en el nivel de la tecnología, aparece complejo e incluso contradictorio: mientras aparecen cada vez pantallas mayores y definiciones altísimas, el problema reside en adoptar los medios necesarios para crear contenidos que puedan llenar esos requisitos cada vez más altos. Y eso también cabe para el consumidor: ¿cuánta tecnología es necesario cambiar y cada cuánto tiempo para seguir el ritmo de la renovación tecnológica?

Hoy se comercializan ya en casi todo el mundo los primeros televisores de tecnología 4K. Para no entrar en detalles demasiado técnicos, se trata de una definición de pantalla el doble de nítida que las actuales pantallas Full HD. Quien puede acceder a un televisor de esta tecnología, verá que no notará un solo pixel a una distancia de 1,5 metros, y que el barrido de la pantalla no produce retrasos apreciables. Sin embargo, las transmisiones 4K son muy pocas.

De hecho un hogar común hoy no podría sacarle todo el jugo a una pantalla de ese tipo ni siquiera con los discos BluRay, que contienen el doble de datos por imagen de un DVD común. Dejando de lado el pequeño detalle del declive de estos formatos, solo los discos rígidos que se utilizan en las proyecciones cinematográficas alcanzan esa definición. De hecho, en sistemas como IMAX aún es imprescindible la proyección en fílmico, el único material que permite estirar la imagen a una pantalla super grande sin distorsiones.

En medio de este cambio, que implica necesariamente que los broadcasters habiliten transmisiones 4K, en el NAB aparecieron las pantallas 8K, con una definición dieciséis veces superior al de un Full HD. Los periodistas que asistieron a las demostraciones llevadas a cabo por los representantes de la televisora japonesa NHK, que además anunció que comenzará en breve las transmisiones en ese formato, dicen que es realmente impresionante, aunque todavía es difícil encontrar detalles en los negros o los blancos. Pero las imágenes son totalmente nítidas y se acercan mucho a la experiencia que tenemos cuando miramos en el mundo real. El problema es si este tipo de sistemas, que puede ser muy útil para el cine (una de las demostraciones implicó una pantalla de 350 pulgadas con sonido de 24 canales, muy similar a las pantallas medianas de una sala de arte y ensayo bien equipada) implican una fuerte inversión tecnológica por parte de las televisoras.

La pregunta que sobrevuela estas demostraciones es si la mayor definición es realmente el futuro de la televisión. Suponiendo que el universo se pusiera de acuerdo en crear transmisiones con tal cantidad de datos (más definición, más datos, mayor banda de transmisión de datos, etcétera), ¿Estará dispuesto el consumidor a cambiar de tecnología una vez más, cuando aún el Full HD no es estándar mundial?
La verdadera estrella del NAB no es la multiplicación de datos ni la experiencia hiperrealista de las pantallas 8K sino la interactividad que suponen los sistemas de dos vías. Hoy muchos disponemos de SmarTV, lo que nos permite disponer de aplicaciones y contenidos a la carta. Sin embargo, esto no tiene doble vía: las televisoras no pueden comunicarse con nosotros de manera interactiva. Ni tampoco -y esto es lo que se busca- proponernos la compra directa de un producto que estamos viendo en un programa cualquiera.

La venta de publicidad tradicional está en crisis, toda vez que la audiencia del aire baja al tiempo que crecen la televisión on demand y las horas de uso de Internet. Los estadounidenses están esperando que se instale la norma ATSC 3.0, que implica la promesa de esa interactividad. El usuario podría proveer datos personales (edad, género, dirección, incluso tarjeta de crédito), e interactuar con redes sociales, comprar o acceder a contenidos mientras está viendo otros. A esto se le llama Hybrid TV, el Santo Grial que se busca desde comienzos de siglo y que integra a la televisión la experiencia de Internet. La norma ATSC 3.0 de intercambio de datos requiere, por supuesto, nuevos televisores con una capacidad de proceso de datos muy superior a la actual. ¿Está dispuesto el televidente a adaptarse a las nuevas tecnologías? Probablemente, no. O probablemente se genere, entre países más y menos desarrollados, una nueva brecha tecnológica. El futuro de la TV es, pues, incierto.

Fuente: BAE (Nota de Leonardo D`Esposito)

User Image
Redacción
Temas relacionados

Mira tambien:

MENDOZA: LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD E HIGIENE VISITÓ LAS EMPRESAS CTC Y TVCOA 
hace 21 horas

MENDOZA: LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD E HIGIENE VISITÓ LAS EMPRESAS CTC Y TVCOA 

BUENOS AIRES ZONA 1: LA COMISIÓN EJECUTIVA VISITÓ LAS BASES DE TELECOM, CANAL 4 Y ARY COMUNICACIONES EN PERGAMINO 
hace 4 días

BUENOS AIRES ZONA 1: LA COMISIÓN EJECUTIVA VISITÓ LAS BASES DE TELECOM, CANAL 4 Y ARY COMUNICACIONES EN PERGAMINO 

BASTA DE HOSTIGAR Y PERSEGUIR A LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS DE C5N  
hace 5 días

BASTA DE HOSTIGAR Y PERSEGUIR A LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS DE C5N